Medio Alemán deja a Piñera como antidemocrático que usa a camioneros para meter balas en conflicto mapuche

Muchos en Chile tenemos clara la película de lo que ocurre en el sur. Hemos visto durante años, como los gobiernos de turno han usado la represión por sobre el diálogo en un conflicto de siglos.

Y si ese gobierno es de derecha, la cuestión se pone aun peor. Alucinan con volver el lugar una zona de guerra. Y en ese intento la sangre ha corrido más de una vez, provocando heridas aun más grandes.

Lo bueno es que la mirada aquella, no es anojadiza y varios la defienden y la sostienen. Así lo observamos en el medio Aleman Deutsche Welle quien de forma clara y contundente, expresó a través de opiniones de polítologos internacionales, que Piñera y los camioneros intentan poner una agenda de seguridad fascista.

Asimismo, los gremios demandaron al Parlamento mayor celeridad en la tramitación de hasta 13 leyes relacionadas con los delitos en contra de camioneros para evitar más violencia en las carreteras del país. Hasta el momento, las normas, entre las que hay algunas para modernizar la Policía y el sistema de inteligencia, no han sido aprobadas en el Legislativo por falta de consenso.

“Si bien en Chile hay presencia de narcotráfico, este es de un nivel muy bajo que no da para hablar de narcoterrorismo. Eso es una exageración. Lo que está haciendo el gremio de camioneros es extorsionar al país. Quieren acorralar la democracia e instalar un estado de caos que les permita llevar adelante su agenda”, señala a DW el politólogo chileno y experto en seguridad y narcotráfico Eduardo Vergara. 

La aprobación de dichas leyes, que, según Vergara, serían de la misma agenda del Gobierno de Sebastián Piñera y que los camioneros definen como las prioritarias para que se logre más seguridad, no ayudarían a su juicio a resolver el problema de violencia en el país: “Son leyes punitivas, populismo de mano dura. La evidencia demuestra que no van a tener impacto alguno sobre la seguridad, sino que lo único que van a conseguir es encarcelar a más personas. Es un acto antidemocrático de los camioneros querer imponer sus leyes y amenazar con paralizar la vida de todos los chilenos”.

Sin embargo, los distintos hechos de violencia de las últimas semanas en la Región de la Araucanía, como la toma de municipalidades y múltiples ataques a camiones, tendrían relación con las protestas de los comuneros mapuche, quienes piden que se atiendan las demandas de sus autoridades que se encuentran en prisión. “Esta es una deuda histórica del Estado chileno. Cuando la solución debiese ser política, se ha decidido militarizar la zona. Cuando se deben tender puentes y establecer las condiciones para un diálogo entre las partes, hay detenciones de comuneros mapuches, que lo único que hacen es incendiar los ánimos. Ningún hecho de violencia puede ser justificado, pero lo violento e impactante es un Estado que no es capaz de generar las condiciones para una paz duradera en la región”, explica a DW Pierre Lebret, politólogo chileno de la Universidad de la Sorbona de París. 

En medio de las dificultades que ya atraviesa por la pandemia del nuevo coronavirus el país sudamericano, que reporta casi 400 mil infectados y 11 mil fallecidos, con el paro nacional la cadena de abastecimiento del país podría verse gravemente afectada. “Hubo otros paros en el pasado, pero en el actual contexto de pandemia, una escasez de alimentos sería muy preocupante para comunas que aún se encuentran parcialmente confinadas y sobre todo en La Araucanía, una de las más pobres del país”, agrega Lebret.

Consultado sobre si esta paralización convocada por los camioneras podría desencadenar nuevamente olas de protestas como las vistas en octubre del año pasado, el experto Vergara cree que “es bastante difícil que este paro sea apoyado. La gente quiere hoy que el Gobierno trabaje, porque estamos viendo el desgobierno absoluto en este momento. Piñera demuestra mucha incapacidad y además tolera que un gremio vaya a amenazar al mismo palacio de Gobierno”.

En ese sentido, Lebret concuerda con Vergara y añade que “el gobierno no debería usar al poderoso gremio de los camioneros como mecanismo de presión contra el Congreso para que este apruebe esa agenda represiva. Si esa es la estrategia del gobierno solo demuestra su poca creencia en el espíritu democrático”.


FUENTE

Etiquetado: / /

Patricia Maldonado extraña a la izquierda de antes (en dictadura) «Eran tiempos donde se podía conversar»

Patricia Maldonado, la mujer que se burla de los muertos y desaparecidos, que defendió y sigue defendiendo a un asesino violador de los derechos humanos, y que fue (ahora reniega) intima amiga de torturadores como Álvaro Corbalan, dice que extraña a la izquierda de Gladys Marin y a los años pasados pues «eran tiempos donde se podía conversar».

En el programa del odio. Las Indomables, en el que se dedica a tirar mierda a todo lo diferente a ella. Maldonado habló de los tiempos pasados en política que disfrutaba.

Maldonado reveló que hace varios años atrás “hice una comedia musical, ‘El hombre de la Mancha’ con Fernando Gallardo, comunista, nos hicimos íntimos amigos, nos sentábamos en su taxi ahí en la calle Lira -cuando yo estaba fuera de la televisión, porque me sacaron por política- nos sentábamos los dos y él me contaba sus penas políticas y yo le contaba mis penas políticas, nos reíamos a gritos”.

Lo que olvida Maldonado es que el mismo Gallardo debio exiliarse porque su compadre odiaba a los que pensaban distinto y persiguio a los comunistas como él.

De esa generación vengo yo. Yo vengo de una generación en que uno conversaba y dialogaba. Yo me quedo con el comunismo de la Gladys Marín, me quedo con la izquierda de la Carmen Lazo, me quedo con la izquierda de Mario Palestro, yo no me quedo con la izquierda actual”.

Además señaló que “me quedo con la derecha de don Julio Durán, con esa gente… donde se conversaba, se sentaban a la mesa y conversaban a través de una botella de vino y no se agarraban a peñascazos“.

“Por eso me cuesta mucho entender lo que pasa hoy día”, concluyó Maldonado.



No se deje engañar. Si es que Maldonado se refiere a los 90, o quiere quedar como tolerante tampoco caiga en su discurso. Pues en esos años la mujer tampoco era la reina del dialogo. Siempre imponia su pensamiento a gritos.

Usaba frases rimbombantes para defender su lealtad al tirano, y No se le vio muy conversadora cuando le tiraba huesos de pollo a familiares de detenidos desaparecidos.

Etiquetado: / /

Víctor Pérez habla de criminales sueltos y Pamela Jiles le recuerda a Piñera: 34 muertos y 300 mutilados oculares

La derecha con la Pandemia intenta hacerse la weona con las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante el levantamiento popular de octubre. Lo cierto es que el mundo entero tiene bien claro lo sucedido y Piñera carga con más de 4 informes internacionales contudentes que hablan de aquellas violaciones. Y la evidencia clara también, de que el desfalcador de bancos le declaró la guerra al pueblo de Chile.

Y cómo el cara de rajismo es lo suyo, tiene ahora de ministro del interior a un pinochetista declarado, defensor de la dictadura y amigo de Paul Shafer. En conclusión, un completo criminal que ahora en su cargo se llena la boca con conceptos como criminalidad y libertad.

Pero bueno, ese es el Chile al reves, que construyeron estos fascistas donde el comunista no puede ser presidente, pero si los corruptos y criminales.

Por eso la abuela siempre valiente no dudó en recordarle los muertos de Piñera. Los que tarde o temprano le pasaran la cuenta.

Etiquetado: / / / / /

Gustavo Gatica destruyó a Piñera «Salí a protestar contra su gobierno cada vez más represivo. No hay justicia»

Gustavo Gatica, gigante como pocos, salió a protestar ayer en contra de este gobierno, sin miedo y con su valentía de siempre.

En el cacerolazo el joven universitario que perdió ambos ojos a causa de disparos de perdigones, declaró en El desconcierto sus razones para salir a protestar.

Anoche (viernes) nos juntamos a protestar con Carlos Astudillo, que es otra de las víctimas del estallido social, con el fin de manifestarnos contra este Gobierno que hizo su Cuenta Pública. No esperábamos que hablara nada de nosotros y así fue”, empezó su relato.

Protestamos porque la represión sigue. De hecho, anoche a un caballero le dispararon en Peñalolén y terminó con trauma ocular. Además, Piñera nombró a ministros que tienen que ver con la Dictadura y más encima indultó a dos condenados por delitos de Derechos Humanos”, añadió.

con el cambio de gabinete, Piñera da una señal de girar hacia la derecha y de alguna manera, atrincherarse en una postura que es mucho más represiva. Eso fue claro cuando pone a un ministro de Interior pinochetista y que participó activamente de la Dictadura Militar.

Finalmente, Gustavo Gatica cerró su conversación en exclusiva con este medio reflejando que en Chile “existe un clima de impunidad, que no hay justicia y por eso con Carlos decidimos juntarnos y fuimos a su casa a protestar. A nueve meses del estallido, aún no hay muchas condenas. Hace poco se supo una en Rancagua, pero las investigaciones sobre lo que me pasó o lo sucedido con Fabiola (Campillai) no han avanzado, tampoco las de las personas que murieron. La Justicia no avanza«.

Etiquetado: / /

DICTADURA: Pacos detienen a hombre solo por gritarle un par de verdades a Juan Sutil

Una verdadera mafia es la que dirige los destinos del país. Empresarios que se creen dueños de Chile y que han desvalijado nuestra tierra con su ambición desmedida. Son sinverguenzas y caraduras. Creen que se pueden meter con nuestra moral, nuestro dinero y que son nuestros jefes, los cuales tienen el «deber» de decirnos lo que tenemos que hacer.

Uno de los más caraduras es Juan Sutil. Presidente de la CPC, le tiró mierda al estallido cada vez que pudo y ahora en medio de la Pandemia el miserable solo ha aparecido para tratar de boicotear el retiro del 10%.

Hoy estaba en eso, tirandole caca al retiro en vivo por los medios de comunicación masivos y cómplices. Cuando un caballero bastante valiente, comenzó a gritar por las injusticias contra el pueblo.

Sutil seguía declarando y llenándose la boca con la democracia, mientras los pacos iban y detenían al hombre con la excusa de incumplir las reglas sanitarias.

Es la democracia de Sutil, Allamand, la Cubillos y JVR. La democracia que solo funciona cuando ellos tienen privilegios.

Etiquetado: / /

«En este país robar un banco sale gratis» Kast se caga a Piñera con tweet y medio chile lo webea

José Antonio Kast la vende de rupturista y valiente con sus seguidores, pero todos sabemos que con el gobierno ha sido más bien, todo lo que se llama un CAGÓN oportunista.

Con los ladrones de poca monta claro, ahí se transforma en el führer, igual que su símil maricón sonriente Joaquín Lavín. Les gusta subir fotos de los ladrones detenidos, exigen las penas del infierno, pero con los de cuello y corbata se hacen los weones.

En esta ocasión Kkast lanzó un tuit en contra de un ladrón que robó un banco y al cual se le ordenó firma semanal. Olvidando que con el comentario se cagó al principal ladrón de bancos de Chile. El brazos cortos, Sebastián Piñera.

Los webeos al pinochetista no tardaron en llegar.

Etiquetado: / / /

Editorial de El Mostrador cuestiona Salud física y mental de Piñera «tics, rigidez del brazo izquierdo, espasmos incontrolables, etc»

Nos gobierna un loco. Esa es la frase que más se leyó el día de hoy en Redes sociales y dan cuenta de las legítimas dudas que tiene un sector de la ciudadanía, sobre el estado de salud de Sebastián Piñera, quien muestra claros problemas mentales y físicos en su accionar diario.

En el diario electrónico El Mostrador una columna sembró las dudas y puso sobre la mesa todos estos problemas físicos y mentales de Piñera. Un tipo que no actúa como un hombre de 70 años, sino más bien como un adolescente que cree que puede hacer lo que quiera en Pandemia y sin tomar importancia de lo que es su cargo.

«En un régimen democrático es derecho de la ciudadanía saber si el Presidente de la República está enfermo, o no. Sobre todo en un sistema hiperpresidencialista como el chileno, en que casi todas las decisiones importantes pasan por quien es, al mismo tiempo, jefe de Estado, de Gobierno y de coalición de Gobierno. Se trata de un asunto del mayor interés nacional, con alta relevancia pública, política y noticiosa, y que bajo ninguna circunstancia debe ser ocultado o callado.

La opinión pública tiene derecho a saber si los tics, andar vacilante, rigidez del brazo izquierdo, espasmos incontrolables y descontrol físico, son consecuencia de una enfermedad, física o mental, o no.

A lo anterior deben agregarse las conductas y decisiones erráticas, contradictorias e incoherentes, en lapsos cortos –como los llamados a la unidad nacional un día y, al siguiente, tocando tambores de guerra–, con tendencia a generar conflictos evitables y una total indiferencia frente al hecho de poner al Gobierno como una vitrina de privilegios por sobre las necesidades ciudadanas.

La continuidad y funcionamiento normal del régimen político, sobre todo en un sistema de verticalismo presidencial como el de Chile, indica que el bienestar de la Nación depende en gran medida de la salud física y mental del Primer Mandatario.

Los hechos han empezado a emerger de una manera casi subliminal en el país, se diría en el modo nacional más antiguo de hacer política, esto es, decir las cosas a medias o filtrarlas. Incluso la Constitución que nos rige trata los impedimentos para el ejercicio del cargo presidencial de una manera elíptica y sin mayores detalles constitucionales.

Esto es peligroso y favorece la posibilidad de las intrigas y acuerdos de dudosa legitimidad. Y que, contra toda responsabilidad pública, su entorno cercano trate de tapar información para “proteger” al Presidente de manera indebida, intentando –incluso– acciones u operaciones comunicacionales en pos de proyectar una imagen del Mandatario distorsionada, como si existiera normalidad donde no la hay. Eso, además de ilegal, lo único que hace es dañarlo y generar la sospecha de intereses aviesos detrás de lo actuado.

Contribuye a la preocupación y a la desconfianza el hecho de que frente a los episodios en que el Presidente dice o hace cosas en contrario a lo anunciado previamente o derechamente infringe protocolos y reglas que obligan a todos los ciudadanos, siempre hay funcionarios públicos, incluso ministros, que salen a desmentir o explicar cosas que toda la ciudadanía mayoritariamente sabe que están mal hechas.

Sin embargo, hoy las evidencias parecen demasiado fuertes. Incluso un senador de la República, Juan Ignacio Latorre, perteneciente al Frente Amplio, ya se refirió a ellas de manera directa, señalando a un medio de la Quinta Región que, en su condición de psicólogo, creía que el Presidente manifiesta claros síntomas de una dolencia mental y requiere de atención profesional.

Es real que no es fácil el ejercicio del poder político con templanza en medio de la enorme presión generada por el estallido de octubre y las pandemias posteriores, la sanitaria y la económica. Pero lo mencionado evidentemente va mucho más allá.

El tema de su salud y lo que hace o dice el Presidente de la República podría parecer anecdótico si no estuviera implicado el funcionamiento sano y responsable de nuestro régimen político. Y, también, la salud mental y política de la democracia y los ciudadanos.

A lo anterior deben agregarse las conductas y decisiones erráticas, contradictorias e incoherentes, en lapsos cortos –como los llamados a la unidad nacional un día y, al siguiente, tocando tambores de guerra–, con tendencia a generar conflictos evitables y una total indiferencia frente al hecho de poner al Gobierno como una vitrina de privilegios por sobre las necesidades ciudadanas.

La continuidad y funcionamiento normal del régimen político, sobre todo en un sistema de verticalismo presidencial como el de Chile, indica que el bienestar de la Nación depende en gran medida de la salud física y mental del Primer Mandatario.

Los hechos han empezado a emerger de una manera casi subliminal en el país, se diría en el modo nacional más antiguo de hacer política, esto es, decir las cosas a medias o filtrarlas. Incluso la Constitución que nos rige trata los impedimentos para el ejercicio del cargo presidencial de una manera elíptica y sin mayores detalles constitucionales.

Esto es peligroso y favorece la posibilidad de las intrigas y acuerdos de dudosa legitimidad. Y que, contra toda responsabilidad pública, su entorno cercano trate de tapar información para “proteger” al Presidente de manera indebida, intentando –incluso– acciones u operaciones comunicacionales en pos de proyectar una imagen del Mandatario distorsionada, como si existiera normalidad donde no la hay. Eso, además de ilegal, lo único que hace es dañarlo y generar la sospecha de intereses aviesos detrás de lo actuado.

Contribuye a la preocupación y a la desconfianza el hecho de que frente a los episodios en que el Presidente dice o hace cosas en contrario a lo anunciado previamente o derechamente infringe protocolos y reglas que obligan a todos los ciudadanos, siempre hay funcionarios públicos, incluso ministros, que salen a desmentir o explicar cosas que toda la ciudadanía mayoritariamente sabe que están mal hechas.

Sin embargo, hoy las evidencias parecen demasiado fuertes. Incluso un senador de la República, Juan Ignacio Latorre, perteneciente al Frente Amplio, ya se refirió a ellas de manera directa, señalando a un medio de la Quinta Región que, en su condición de psicólogo, creía que el Presidente manifiesta claros síntomas de una dolencia mental y requiere de atención profesional.

Es real que no es fácil el ejercicio del poder político con templanza en medio de la enorme presión generada por el estallido de octubre y las pandemias posteriores, la sanitaria y la económica. Pero lo mencionado evidentemente va mucho más allá.

El tema de su salud y lo que hace o dice el Presidente de la República podría parecer anecdótico si no estuviera implicado el funcionamiento sano y responsable de nuestro régimen político. Y, también, la salud mental y política de la democracia y los ciudadanos.

FUENTE EL MOSTRADOR

Etiquetado: /

Cubillos y Hoffmann lloran muerte de Guzmán y medio Chile les contesta «No era una blanca paloma»

Era el natalicio del criminal y cómplice de la dictadura, Jaime Guzmán. Pero la Marcela Cubillosh y la Pepa Hoffmann usaron sus redes para llorar su muerte. Pues claro, se han pasado por la raja miles de muertos en dictadura, miles de muertos con Piñera, pero el fundador de la UDI, ajusticiado por asesino, es la única muerte que les afecta.

¿Y cómo no? Si el misógino conservador es su padre ideológico, y el que les aseguró una vida llena de privilegios a costa de los más pobres. Les pagó viajes y les enseñó que eran los dueños de Chile. Hoy piden justicia, a pesar de que todo es de ellos, incluida esta. Pueden matar, bombardear un gobierno democrático, y matar chilenos, pero no, aceptan que es odio se puede recibir de vuelta.

Primero fue la cubillosh. «Un senador valiente».

Pepa Hoffmann

Etiquetado: / / /

Felipe Kast el anti-Cuba se agacha con Piñera «Está bien que el presidente le tire las orejas al congreso»

La derecha tiene la miseria en todas sus facetas. Está la asesina cara de raja, la ladrona y corrupta, la cobarde y maldita, etc.

Pero hay una que reúne todas esas, y además le agrega algo peor. «Maricona sonriente». ¿Quien puede tener todo eso junto? Varios.. pero el líder, sin lugar a dudas es el pobre y triste weón de Felipe Kast.

El senador ha sido una vergüenza de principio a fin, que ha ido a pintar el mono a Cuba y otros países alegando de dictaduras, inventando abusos, llenándose la boca con las dictaduras, pero en Chile, amante de la represión.

Se hizo el weon con los informes de violaciones a los derechos humanos, pero con Cuba y Venezuela los usaba a cada rato y ahora de manera vergonzosa, se pasó por la raja su condición de parlamentario y se agachó con Piñera quien en su nueva faceta dictatorial, le tiró mierda al congreso.

Mire la deshonra de sus declaraciones «está muy bien que les tiren las orejas» a la Cámara Baja y al Senado«

«Entiendo que a la Cámara y el Senado, a la presidenta del Senado (Adriana Muñoz, PPD), se sintieron que les tiraron las orejas, y creo que está muy bien que les tiren las orejas«,

«cuando la presidenta del Senado o la Cámara de Diputados caen en una lógica de completo no respeto a las normas que tenemos, a no respetar el juramento que hicimos, y caemos en el populismo legislativo, claramente que hay que tirar las orejas «.

Etiquetado: / / /

La Cubillos añora la Dictadura: » -«…años atrás nadie se atrevía a inclumplir el toque de queda»

En la campaña sucia de culpar a la ciudadanía del aumento catastrófico de la Pandemia en Chile

Debiera existir un sensor que le avise a las personas cuando la van a cagar hablando, para que no lo hagan.
Sería bueno que esa alarma la tuviera la fracasada ministra de Educación y así evitarle hacer el ridículo. De paso a la gente, un disgusto al leerla o escucharla.
Aunque hay personas que gozan con cada imbecilidad que de tiempo en tiempo se manda esta personera del rechazo.

Ahora como es costumbre, saca su lado más fascista y añora el autoritarismo y la dictadura.
Recordemos que hace un tiempo pedía prácticamente perpetua para estudiantes o para todo el que protestara.
Ahora culpa a los chilenos de respetar toque de queda como en los tiempos de su tirano admirado. Donde el terror y la muerte aplastó a nuestra gente.
Régimen que su Padre avaló y fue cómplice.

Etiquetado: /