CHV lavaba imagen de Lavín haciendo Pic-nic, pero llegó Meo y lo hizo pebre «No le creo nada

Lo de Joaquín Lavín en los medios de comunicación superó todos los limites humanos. Ni el viejo pascuero logró estar en tantas partes y al mismo tiempo. Y no es solo en la cantidad de veces que aparece, si no también en la forma que aparece. Que cada día se vuelve más patética.

Haciendo galletitas, en el 13, bailando, hasta se metió aun ALBERGUE POR CORONAVIRUS!!!! y ahora el muy ctm pide un gobierno de unidad, cuando fue complice de Pinochet y más encima haciendo un PIC-NIC en el pastito, relajao. BURLÁNDOSE de Chile con la complicidad de los conductores.

Y es que mucha tallita puede tirar Julio César, pero la cuestión se transforma en condescendencia con tanta risita ante un weón tan perverso.

Por otro lado el regreso de Marco Enriquez Ominami a la televisión ha sido más que auspicioso, pues aunque hable 40 mil palabras por minuto. Se notan sus intentos por mejorar la dicción. Logrando así una verdadera metralleta asesina de fascistas. Y cuando le preguntaban si sería participe de ese circo de Lavín, vino lo mejor. Meo literalmente lo reventó a vista y paciencia de una incomoda Monserrat Álvarez y un siempre idiota Iván Moreira.

«El problema es que a Joaquin Lavín no le creo absolutamente nada»

Etiquetado: / /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *